domingo, 2 de febrero de 2014

¿Para quién está pensado el MIR?



Creo que desde que empecé a conocer más a fondo el MIR, tanto el examen como el sistema (más o menos en segundo, cuando entre en el Consejo Estatal), algo no me convenció. Durante mucho tiempo pensé que yo no iba a pasar por ahí, que me iría fuera a hacer la residencia. Fue precisamente estando fuera cuando tomé la decisión de quedarme y por lo tanto de pasar por el examen y por la residencia.

Pues bien, ya conozco una parte del proceso: ayer hice el dichoso examen MIR. Después de ocho meses estudiando, 35 simulacros y 3 vueltas a 20 manuales me tocaba enfrentarme a ese examen de cinco horas. Y ahora, puede que con más argumentos, sigo manteniendo mis dudas sobre el sistema de acceso.

Hoy todos estamos criticando lo difícil que ha sido el examen comparativamente a otros años. Y creo que nos equivocamos. No porque el examen no lo haya sido, sino porque hemos vivido convencidos de que el examen se tenía que ajustar a nuestras expectativas. Tenía que ser un examen a la altura de lo que habíamos estudiado.

Parece lógico ¿no? Después de tanto estudio, lo que tocaba era un examen en el que pudiésemos lucir conocimiento. Pero se nos olvida que el MIR, nos guste o no, no está para eso: la función primaria del MIR es pura y llanamente ORDENATIVA. Podemos pedirle más o menos, pero el Ministerio lo que quiere es un criterio para ordenar. Lo puede hacer en base a conocimientos del Harrison, al resto de la Medicina, o sacando al azar 235 tarjetas del Trivial. Puede ser más o menos útil, pero a la administración le vale igual para generar una distribución numérica y adjudicar las plazas.

¿Tiene sentido este sistema? Más allá del examen de este año, en una profesión en la que la calidad no viene determinada por lo qué sepas, sino por lo qué haces y fundamentalmente por cómo lo haces (con un componente subjetivo importante), ¿tiene sentido "premiar" a los que mejor resultado tienen
una tarde de Enero en esta especie de 50x15? es más ¿tiene sentido, en un sistema que debería estar volcado en el paciente, que la residencia se considere "un premio" a alcanzar?

Dicen que el sistema aporta justicia y yo me atrevo a  sumar, a base de sacrificar mecanismos de garantía de calidad. Nada en el acceso asegura que una persona sea adecuada para su puesto de trabajo. ¿Esto es bueno para el paciente? Y antes de que diga nadie nada, sí, sé que vivimos en un "país de pandereta", que cualquier proceso que vaya a implicar evaluaciones más subjetivas que un tipo test dan pie a favoritismos e "hijodeismos". Pero, la profesión en la que más confía la ciudadanía ¿es incapaz en avanzar en sus mecanismos de evaluación?


8 comentarios:

  1. Iñigo,
    yo hice el MIR el año pasado y decidí repetirlo porque no estaba contento con mi puesto y creí que podía hacerlo mejor. Ya el año pasado me di cuenta de lo que comentas: que simplemente es un trámite ordenativo. Con mejores y peores exámenes y mejores y peores puestos, pero más allá de ello no hay nada.

    Volví a estudiar y me remiré los manuales, profundicé en todo-lo-que-se-supone-que-va-a-entrar-en-el-mir, memoricé y corregí simulacros... y ayer me quedé con la misma sensación. Y de nuevo, lo que has dicho: de alguna manera, esperaba un MIR diferente ajustado a lo que nos dicen y estudiamos. Y no fue así.

    Y por 2a vez y sin ganas de repetir una 3a vez, estoy seguro de que esta prueba/oposición/trámite se está alejando de lo que realmente quiere medir.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Sin duda tienes toda la razón en lo que comentas. Es así y lleva 20 años siendo así. Tuve la misma sensación cuando me tocó. Esto evita frustraciones porque no me pone en orden de mejor sino en "un" orden bastante al azar.
    Lo triste es pensar en lo poco que han evolucionado los modelos evacuativos en este país. Verás cuando lo vivas (y lo sufras) en la residencia.
    Al final solo queda trabajarse como persona y como profesional (suelen ir unidos) para hacerse preguntas y autoevaluarse sobre cómo acompaño los procesos de salud y enfermedad de mis pacientes. A veces acompañado y a veces sólo... es lo que vale.

    Espero que "tu número" no condicione en exceso tu elección.

    ResponderEliminar
  3. Una reflexión con la que coincido en su totalidad Iñigo.

    Personalmente, le incluyo un par más de pegas, tanto al proceso previo de preparación, como al propio examen en sí...e incluso se podrían buscar todos los fallos que existen una vez que consigues la "ansiada plaza de tus sueños".

    Sólo queda la opción de eso, plantearte hacer la residencia fuera, en algún país cuyo sistema de evaluación pueda convencer un poco más. O te puedes quedar sin "pasar por el aro", lo cuál implica prácticamente tu sentencia de muerte laboral, ya que será muy complicado encontrar trabajo (ya lo es de por sí como especialista).

    Y por último, queda la opción que tomaremos todos: presentarnos al MIR y quedarnos con ese mal saborcillo de boca (sí somos críticos). Por que, a una gran mayoría, esto se la trae al pairo, y a los que no, se parten el lomo por cambiarlo o mejorarlo (CEEM).

    Ojalá que hayas obtenido un número que te permita acceder a aquello por lo que tanto has estudiado. Un saludo y enhorabuena por terminar tu primer examen MIR, a descansar.

    ResponderEliminar
  4. Buenas, yo hice el MIR, hice una residencia, he dado clases en la Universidad, he trabajado en el extranjero como médico y ahora haré un nuevo MIR y espero que una nueva residencia.
    Opino que quizás no sea el sistema más justo, pero ¿Qué otro sistema JUSTO Y CORRECTO proponéis?
    No es agradable, estudiar hasta desfallecer, y jugartelo todo a una carta o a una tarde. No es agradable ver, como personas que a penas han abierto un libro pasan sobre otras que se han hartado de estudiar, pero...quizás esa primera tiene experiencias que la segunda no, ha estudiado de otra forma, o simplemente ha tenido suerte. Aunque aquí todos sabemos que con suerte solamente no sé saca la plaza ansiada en el MIR.
    Es esa tarde, es el esfuerzo y los seis últimos años y sus notas lo que cuentan.
    Nos podrá gustar más o menos, pero nos enfrentamos primero a una selectividad, y nos pudimos quedar fuera de Medicina, pero no, no fue así. Porque somos de los mejores preparados y porque sacamos las mejores notas en bachillerato y en selectividad.
    Ahora se complica, y entre los mejores nos jugamos la residencia, y de la misma forma, con las notas de los últimos 6 años y un examen.
    Quizás no sea el mejor sistema, pero vuelvo a repetir ¿Cual sería un sistema JUSTO y CORRECTO?
    Y con respecto al extranjero... No tienen sistemas mucho mejores al nuestro, ni sus sistema sanitario es mejor al nuestro. De hecho, deberíamos estar orgullosos porque nuestro sistema es el mejor y con los mejores profesionales. Esa es mi opinión y he trabajado en Finlandia, que siempre nos lo ponen como ejemplo a seguir y ya os digo que no es oro todo lo que reluce. Mis alumnos de Medicina (la primera promoción se graduan este año) y de los que me siento plenamente orgullosa, saben hacer una correcta exploración, muchos médicos y estudiantes de allí, no. Y lo peor es que no saben explicar, por qué hacen lo que hacen, por qué lo hacen así y no quieren que otros les enseñen o explique cómo hacerlo, por qué es así... etc.
    Hay que mejorar, y mucho, pero tampoco es tan malo, aunque sí difícil.

    ResponderEliminar
  5. Hola Belisa, gracias por el comentario! Sobre si es lo más justo...pues también tengo mis dudas, porque a mí, por ejemplo, me "lastra" tener un expediente relativamente bajo por haber dedicado más tiempo a ir a prácticas que a estudiar en la carrera. Creo que confundimos equitativo con justo. Que el MIR nos permita compararnos fácilmente hace del examen un examen equitativo, pero no tengo claro que justo, porque favorece a aquellos que, por ejemplo, tengan facilidad para el test, o a los que se han tirado 6 años encerrados en la biblioteca frente a los que hemos "perdido tiempo" en las prácticas clínicas.

    Pero para mí lo importante no es eso, mi pregunta es si el MIR es útil para los pacientes. Precisamente me parece un error plantearse el MIR como una competición y que los premios sean las plazas. No entiendo que sólo se tenga en cuenta las aspiraciones del candidato. No creo que se tenga que desdeñar, pero ¿sólo eso? si yo quisiese hacer cuidados intensivos ¿nadie me va a decir que es un servicio para el que hay que tener un carácter y unas habilidades distintas a las de un cirujano vascular (por ejemplo)? Y por otro lado, más allá de los médicos...¿qué aporta a los pacientes y a la sociedad restarles a unos médicos a los que ha costeado la mayoría de su educación 1 año de vida laboral y de formación? Hace poco publicaron un artículo demostrando que los médicos que se preparan el MIR están sometidos a más estrés de manera significativa que el resto de la población ¿es bueno que los R1s empiece su vida laboral bajo estas condiciones?

    Y en cuanto a otros países conozco Reino Unido (de lectura) y Australia (habiéndolo vivido) y me parece que los procesos de selección son bastante más lógicos. Entrevistas objetivables con varios tribunales de manera independiente, valoración global del candidato en base a su CV, evaluación de habilidades clínicas...NADIE ahí piensa que el sistema sea poco objetivo (y viví con dos residentes) y en cambio cuando les explicas lo que tenemos aquí, les parece ridículo que tengas que estudiar un año más cosas que no te van a aportar casi nada de cara al paciente. Y desde luego, la adquisición gradual de competencias tiene mucho más sentido. Puede que un R1 no sepa lo que es una enfermedad de Kikuchi, pero hacen una exploración física exquisita y sobre todo con un trato humano al paciente que este agredece por encima de todo, algo que el sistema formativo español, parece ha desestimado.

    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  6. Yo hice el mir ya en el 2008 y siempre dije que era una prueba para la que te entrenas/entrenan a saco para obtener el mejor numero en un test; como el test resulta que es de medicina, pues uno "colateralmente" aprende (o memoriza) medicina; si fuera de cocina, nos ordenarian igual por numeros y ademas aprenderiamos cocina.
    Esto explica las entendibles frustraciones del que se mata a estudiar toda la neurologia y el dia del examen vayan y le pregunten por caldos gallegos.

    Dicho esto, no tengo muy claro que sea un mal sistema. Es una de las pocas profesiones en las que tienes (practicamente) toda la oferta laboral de ese año delante tuya para optar a ella a la vez todos los aspirantes. Eso para empezar minimiza desequilibrios de seleccion.
    Puedo tener mala suerte ese dia, o equivocarme luego en la eleccion de plaza, pero son factores que dependen mas de mi que el que le caiga mal a la persona que me entreviste o el tribunal tenga un mal dia. No dudo que se pueda pulir la prueba, pero no estoy segura de que la esencia sea mala.

    Y yo tambien estoy trabajando en el extranjero, en UK concretamente, y os aseguro, os aseguro, que su nivel de exploracion de pacientes dejar muuuuucho que desear, desde el primer año hasta el ultimo. Y no solo la exploracion: el diagnostico diferencial, la eleccion de pruebas diagnosticas, la rapidez de diagnostico y tratamiento, y el interes con el que uno se toma el trabajo porque al otro lado estan personas, no objetos (esto ultimo para mi tiene mas que ver con factores culturales, y en eso salimos ganando las culturas del sur).
    El trato humano con el paciente no es (solo) tratarle bien o hablarle bien, es sentirse profesionalmente implicado con su problema y hacer lo que este en tu mano para solucionarlo, a nivel personal y colectivo, aunque esa actividad el paciente no la vea. Por lo menos yo como paciente espero eso de mi medico, de mi banquero, que hagan bien su trabajo, no solo que se acuerden de estrecharme la mano cuando sea correctlo hacerlo.
    Lo he escrito en mas blogs y paginas y no me cansare de repetirlo. Aun con todos los recortes y las deficiencias que nuestro sistema pueda tener, nuestro sistema es mejor, no os quepa ninguna duda. Se atiende mejor al paciente y los medicos estamos mejor formados. En 4-5 años, en vez de en los 8-10 de aqui. Vale que uno se siente en una carrera contrarreloj, pero por alguna razon, funciona mejor. Quiza saberse la enfermedad de Kukuchi te da una cultura medica teorica mas amplia para que una vez adquirida la base practica, te ayude a ser mas critico con lo que tienes delante de los ojos: lo que no se sabe, o nunca se ha sabido, es como si no existiera.
    Yo no recomiendo a ningun español a que se venga a UK a recibir su formacion. Quedaos en España. Es duro pero se obtienen resultados.

    Es lo que puedo aportar al debate. No conozco el sistema de otros paises. Y si alguien me viene con una alternativa al sistema de seleccion MIR que me convenza, a lo mejor lo acepto, pero a dia de hoy las opciones que se dicen las veo fuera y veo que no funcionan igual de bien.

    Un saludo a todos y animo!

    ResponderEliminar
  7. Buenas!
    Tengo una dudilla, ¿cuántas especialidades puede hacer un médico?¿se puede acabar una especialidad y empezar otra el la convocatoria siguiente?
    Muchas gracias de antemano

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría aportar mi visión personal acerca de la elección de especialidad en el MIR. Esta oposición en mi opinión, es la más prestigiosa del país, de ahí que haya tantos intereses para "captar" a los "mejores" números (no necesariamente mejores médicos). Por eso MUCHO, MUCHO CUIDADO, no sólo cuando preguntéis en los hospitales, también en las organizaciones que se dedican a formarnos durante la oposición. Sé con certeza que se recomiendan servicios en los que el abandono de los residentes es completo durante toda la especialidad, las guardias de puerta un completo infierno y la presión asistencial brutal. Todo ello conduce irremediablemente a una tensión significativa entre compañeros residentes ¿quién trabaja más? ¿quién menos?. Siempre habrá personas dispuestas a hacer "favores" al servicio a costa de la elección de los novatos R1. Lo dicho, CUIDADO, el trabajo escasea pero los intereses ocultos no.

    ResponderEliminar