viernes, 3 de enero de 2014

Un viernes de MIR más (reflexión rápida)

Aquí estoy, después de haber terminado otro día de estudio. Otro viernes más, muy parecido a los que venimos sufriendo la mayoría de los opositores que el próximo 1 de Febrero nos presentaremos al MIR, EIR, PIR y demás "IR". 

En el caso de los médicos (hablo de lo que conozco) la mayoría empezamos a estudiar en Junio. Es decir vamos a emplear un total de 8 meses específicamente en prepararnos para la prueba. Tardaremos otros 4 meses en empezar a trabajar. Y me surge la siguiente duda: desde la perspectiva del Sistema Nacional de Salud ¿ES RENTABLE?

El Estado, a través de los impuestos de los ciudadanos, ha formado a gran parte de los que nos presentamos año tras año al MIR. Es un equilibrio de inversión económica hacia el médico que este devuelve en su periodo formativo y en su vida laboral en forma de rendimiento (en una relación que en el caso de la residencia, sigue teniendo unos deficits legislativos considerables). ¿De qué le sirve tener parados año tras año a cohortes enteras de médicos recién formados? Retrasar su entrada en la Formación Sanitaria Especializada ¿no supone acortar su vida laboral y por lo tanto su reinversión en el SNS?

Quizás la explicación esté en la formación específica que realizamos para preparar el MIR. El propio Ministerio desmiente esto: para ellos el MIR tiene caracter fundamentalmente "ordenativo" (algo también discutible teniendo en cuenta que el ratio de candidatos/plazas se acerca a 2 y que existe una nota de corte). Sin meterme demasiado en los contenidos que estudiamos (eso daría para otro post) y teniendo en cuenta que el conocimiento que se le exige al R1 es fundamentalmente práctico (hacer anamnesis, exploración física, empezar a orientar casos...) ¿sirve de algo convertirnos en wikipedias del tipo test de la Medicina? ¿No sería más útil para el sistema buscar un continuum práctico entre el Grado y la Residencia?

En resumen ¿Aporta algo a la atención sanitaria o a sus profesionales este decalaje entre la fecha que se antoja más natural para la mayoría de candidatos y la prueba de acceso?

Probablemente alguien que haya vivido el sistema podrá responderme :)

¡Buen viernes y buen fin de semana!
 











2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo. Desde mi experiencia como ex-opositor MIR, ahora que estoy a 4 meses de acabar mi primer año de residencia, no puedo decir que el periodo de preparación del examen MIR me haya ayudado en nada en estos meses de hospital. No tiene sentido tener a gente cualificada esperando un año para empezar a formarse como especialistas.
    Habría que preguntarse si el examen tiene sentido y si hacerlo casi 10 meses tras la graduación de los candidatos tiene razón de ser. A lo primero, diría que la prueba tiene muchas, muchisimas carencias. No me parece un buen test de evaluación, pero entiendo que la idiosincrasia española lo hace necesario. A lo segundo, se mire por donde se mire es absurdo. Pero me temo que si el examen se hiciese en Julio o Septiembre, es decir, recien acabada la carrera, la neurosis MIR se comería buena parte de la formación del 6º año de facultad.

    ResponderEliminar