domingo, 12 de mayo de 2013

"Si doy un paso más...": cerrando étapa




Mañana acabo la carrera.

Cierro así una etapa que ha ido mucho más allá de lo académico y que es en realidad, el primer paso del camino que en su momento elegí.

Si le preguntas a cualquier estudiante a punto de terminar cómo ha sido la carrera, la respuesta más probable será: "Duro, pero ha merecido la pena". 

Si quieres saber de verdad cómo ha sido tendrás que hurgar un poco más.

Si le preguntas por su vida académica te dirá (en un primer momento) que probablemente nunca imaginó que iba a tener que estudiar tanto ni tener exámenes tan largos, complicados y en ocasiones ridículos. Te podrá recitar listas enteras de síntomas, signos, fármacos, epónimos, criterios (mayores y menores), nervios, músculos, vasos, huesos, ligamentos, enfermedades, síndromes, tejidos, células y moléculas. Si le preguntas a alguien de la UAM probablemente te dirá que recuerda la carrera en dos fases: los años preclínicos (que definirá como "lo más parecido a Mordor que hay"), en los que no sabes muy bien a dónde vas ni qué vas a hacer con tu vida. Después empiezan los años clínicos, donde habrá experiencias más diferentes en función de cada uno, de su hospital y de lo que le interese.

Probablemente tendrás curiosidad por saber como es eso de ser "mini-médico" en un hospital. Puedes aprender mucho y nada, ver cincuenta pacientes o ninguno. Pero lo que está claro es que estar con pacientes va a cambiar tu manera de aprender: empezarás a ser consciente de que el 70% de lo que estudias "no sirve" en muchos casos, pero que hay un 30% nuclear, sin el cual sentirás que el que está "desnudo" en la habitación eres tú y no el paciente. Y también te darás cuenta de que la Medicina es mucho más que todos esos nombres que tienes que aprender. Que a veces decirle "Hola" a un paciente puede ser más difícil que el práctico de Anatomía II. Puede que incluso llegues a cambiar tu escala de valores, y esto será mucho más difícil de asimilar.

Pero la carrera es mucho más. Conocerás mucha gente, estudiantes y profesores. Curiosamente es con lo que más te quedarás. Al final de la carrera recordarás frases y momentos con esa gente mucho mejor que la mayoría de lo que te han preguntado en los exámenes. Esto es la Universidad, y no una academia a distancia. Tendrás que arriesgarte a equivocarte con la gente, a aprender con ella y de ella. Comprobarás que hay gente que decepciona, pero también gente con suficiente energía como para empujarte a trabajar y gente con suficiente paciencia como para aguantarte en tus cabreos y con la que querrás seguir adelante.

Algunos también te dirán que en la Universidad puedes hacer muchas más cosas: irte de intercambio al otro lado del mundo, defender lo que crees, luchar por cambiar las cosas, hacer voluntariado, teatro, música. Verás como la gente va eligiendo su camino en base a las pequeñas decisiones que le llevan a amoldar lo que para él signifique "ser médico". Una de las grandes cosas de esta profesión es que hay muchas maneras de enfocarla y muchos perfiles de médicos, pero en todos puedes ver "algo en común". 

Me acuerdo de mi primer día de clase: nos metieron a los 240 en el Aula Magna y el decano de entonces dijo dos frases que se me quedaron marcadas: "Enhorabuena por haber escogido la mejor profesión del mundo" y "Esto va a ser difícil para muchos de vosotros". Creo que instintivamente todos nos creímos lo segundo, pero no nos dimos cuenta de la razón que tenía con la primera. Ha llegado el momento de valorarlo y disfrutar de todo lo que han significado para nosotros estos seis años.

Esto se acabó. Han sido años en los que he aprendido, cambiado y conocido más de lo que nunca me habría imaginado. Muchas gracias a toda la gente que ha hecho que esto sea posible :)


PD: Con muchas ganas de dar el siguiente paso en el camino :D

miércoles, 8 de mayo de 2013

Sesión clínica sobre gestión

-Hola, ¿tú eres el estudiante que va a hablar hoy no?
-Sí, soy yo.
-¿Y eso de gestión? ¿Por qué? ¿Pero te gusta?
-...

Así ha empezado mi primera sesión clínica.

Hace dos semanas participé en un "Curso de Introducción a la gestión" que organizaba la cátedra UAM-ASISA en mi Facultad. Coincidiendo con ese periodo tenía lugar mi última rotación de la carrera en el Centro de Salud de Fuencarral. Los tutores me propusieron que expusiese las principales ideas del curso en una sesión clínica.

Ni soy un experto en gestión, ni la mayoría de los contenidos de la sesión son míos (creo que no me he dejado a nadie sin citar). Si hay dos lecciones principales que he aprendido en este curso son:
  1. Los recursos son finitos 
  2. O aprendemos a gestionar, o gestionarán por nosotros
Algo tan básico, y tan complejo al mismo tiempo. Entiendo la gestión como una de mis responsabilidades como médico, como la parte que me tocará de cara a garantizar que puedo ofrecer lo mejor a mis pacientes con la equidad como punto de partida. Por eso me gusta la gestión.

Aquí la presentación...y gracias a toda los responsables del curso y del Centro de Salud, a Miguel Ángel Mañez por facilitarme mucha información, a toda la gente que periódicamente publica para que los demás aprendamos y a Carol Parra por aguantar el "tostón" in situ ;)