martes, 23 de abril de 2013

La casa por el tejado: Troncalidad y definición de competencias

En mitad del proceso de asignación de plazas para Médicos Internos Residentes, hoy en Diario Médico sale una nueva noticia referente a la ya famosa Troncalidad (vuelvo a recomendar para repasar el apartado que le dedica en su web el CEEM). La noticia explica que las 44 especialidades médicas, a través de sus Comisiones de Especialidades han solicitado aumentar su periodo de formación. Alfonso Moreno, presidente del Consejo explica que "no han aclarado cuántos años. Esto se dilucidaría con los programas formativos".

Esta propuesta vendría a estar justificado porque muchas especialidades consideran que dejar sus programas específicos en 2-3 años iría en detrimento de su formación. Uno de los casos más sonados es el de Neurología que por estas razones ha pedido directamente abandonar el actual modelo de Troncalidad (aquí sección en la página de la SEN) o integrarse en un tronco de nueva creación de Neurociencias. Otro caso de actualidad es el de Oncología, que actualizó su programa formativo justificando consiguiendo que el Ministerio aprobase su ampliación a cinco años.

-Competencia y troncalidad

La noticia entra luego a valorar asuntos de política interna del Consejo Nacional de Especialidades. A mí lo más interesante me parece ver como las especialidades siguen argumentando sus necesidades formativos como resultado final y no como consecuencia. Desde hace años, la "moneda de cambio" de la Educación Médica (y de la Educación Superior en general con la llegada de "Bolonia") son las COMPETENCIAS. No es ninguna novedad que ésta, como tantas otras ideas en Educación Médica en España han quedado en un segundo plano. Sólo hace falta analizar el grado de variación que existe entre los planes de estudio del Grado de Medicina.

En el caso de la Troncalidad a diferencia del Grado, el matiz está en que mientras que las Facultades tenían más libertad individual, con el nuevo modelo de Formación Sanitaria Especializada se creaba un periodo común que las especilidades deberían definir en común. Posteriormente cada una debería justificar que es "lo que falta" para completar la formación específica.

- Competencia como "unidad" educativa

Explicándolo de manera simple, una competencia sirve entre otras cosas como "unidad educativa", algo que  permite definir y comparar fundamentalmente resultados (de ahí que cada vez se hable más de outcome based education o educación basada en resultados). Es también la manera de garantizar a la Sociedad que detrás de un título hay una serie de conocimientos. A pesar de ello Europa tanto en el grado como en el posgrado sigue prefiriendo la duración (en forma de horas o créditos) como "unidad".

-Puntos concretos para los que serviría definir las competencias
  • Los periodos formativos serían fácilmente comparables, y se podría establecer qué competencias deben ser troncales y definir de manera más acorde los troncos.
  • Con un marco de competencias claro, se podría ver si una especialidad debería quedarse como "atroncal" o no. Este sigue siendo el tema más debatido por las especiliades, más que cualquier cambio conceptual.
  • También se podría valorar si como dice la LOPS (art 19.2 y pongo esto para recordar que la troncalidad pese a quien le pese tiene rango de ley), es necesario que el periodo troncal sea de dos años o con uno da de sobra.
  • Sería mucho más fácil justificar la necesidad de ampliar periodos específicos.
  • Permitiría comparar la formación especializada con los planes de Grado, viendo si la adecuación pregrado-posgrado es real o los estudiantes seguimos dependiendo para competencias básicas del famoso "esto lo aprenderás cuando seas residente".
  • Se podrían definir mejor las áreas de subespecialización o de capacitación específica.
  • Los programas formativos podrían ser actualizados con mayor facilidad.
  • Los residentes contarían con una referencia clara de que se espera de ellos de cara a sus programas formativos y a su evaluación (uno de los supuestos nuevos pilares del sistema).
  • Los programas españoles podrían compararse a nivel internacional no sólo en torno a criterios de duración, sino también en torno a objetivos formativos dando más transperencia externa al sistema.
Lo más curioso de todo es que el Ministerio tampoco ha justificado nunca la agrupación troncal en torno a competencias definidas, a pesar de que es por ejemplo, uno de los primeros puntos del posicionamiento del CEEM. Dicho sea de paso, lo que sí que ha dicho es que la modificación de la duración estará sujeta a los programas formativos (como ha demostrado el caso de Oncología). Sería lógico y esperable que alguna especialidad aumentase sus años de formación

-Resumiendo:

Definir las competencias supone fundamentalmente aumentar la transparencia en el proceso formativo del residente de manera que se pueda garantizar que el sistema MIR sea más eficiente. En un momento no sólo de cambio de modelo formativo, sino de crisis económica, recortes y propuestas de reforma ante los que los médicos pedimos argumentos y garantías, la profesión tiene que dar ejemplo de rigurosidad e innovación al servicio de la eficiencia en todos los ámbitos, incluida la educación.

Pedir más años de formación y diseñar luego los programas formativos es empezar la casa por el tejado.


Como siempre opinable y criticable :P

1 comentario:

  1. Grande, Iñigo! El debate de la duración de especialidades siempre ha estado ahí, pero parece que en los últimos meses ha centrado la agenda de Troncalidad, y la definición de competencias es de las pocas formas de justificación que puede haber.

    Por otra parte, cuando se publicaron en su momento el borrador de competencias del tronco médico se solapaba con el grado. Tienen un papelón para justificar 2 años de tronco, que además complemente al grado y sin solaparse.

    un abrazo jefe!

    ResponderEliminar