martes, 5 de marzo de 2013

MIR y Educación Médica (VI CEM)

Como comentaba ayer, una de las actividades en las que participe en el VI CEM fue una mesa sobre la Formación Sanitaria Especializada, en la que también se encontraban Enric Lázaro (presidente del CEEM), Juan Antonio López Blanco (Subdirector General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad) y Enrico Larusso (Residente de Preventiva en el Virgen del Rocío).

La idea era abordar el sistema MIR desde distintas perspectivas: valorar el desajuste entre egresados y plazas ofertadas (podéis ver esta entrada en el blog y varios de los posicionamientos del CEEM), valorar las últimas novedades en el modelo del sistema de Troncalidad (aquí documento resumen del CEEM) o dar a conocer las diferencias en los sistemas de acceso a la FSE en otros países.

A mí, me toco intentar dar una visión desde la perspectiva de la Educación Médica. Como ya comenté en la mesa, ni me considero un experto ni creo que sea interesante convencer, pero si empezar a discutir algunos aspectos que no se cuestionan bajo una de las máximas de nuestro sistema de salud (no probadas por cierto) "El MIR es uno de los mejores sistema de formación del mundo".  Aquí dejo mi presentación y comento los cuatro aspectos fundamentales que me gustaría compartir:

  •  Introducción de la Educación Médica en España: sí, tiene sus limitaciones, sus contras (económicos, organizativos), pero es innegable que hay una brecha temporal de casi 40 años con otros países del mundo. ¿Os imagináis que se tratase el cáncer con los mismos tratamientos que hace 40 años? Sólo hace falta leer lo que se hace fuera, contrastarlo con nuestra realidad, aplicar e innovar. Si seguimos basando la educación en la rutina y la intuición, seguiremos creando mentes médicas cuadriculadas y con la capacidad crítica muerta antes de nacer. 


  • Examen MIR como prueba de acceso: más allá de que sea un resultado que permite objetivar y comparar facilmente resultados, en un contexto de abundancia de médicos no podemos dejar de preguntarnos, si están entrando los mejores médicos en el sistema. Es muy bonito tener un sistema que nos viene bien a los candidatos, pero hay que tener claro que con 12.000 candidatos para 6.800 plazas un número importante se va a quedar fuera. Sin olvidar que como muchos autores señalan "la evaluación condiciona la formación", como demuestran el abuso de los tipo test en la carrera o la proliferación de Academias. Un tipo test tiene muchas limitaciones para valorar el perfil global de un candidato (habilidades comunicativas, competencias prácticas, proceso terapéuticos y diagnósticos...) y difícilmente va a garantizar que los mejores candidatos entren en el sistema  y que lo hagan en función de sus méritos y capacidad para una determinada especialidad. ¿El problema?: el enchufismo, el hijodeismo, etc. Poco se puede hacer sobre este problema, que no deja de ser una lamentable expresión de un alto grado de "casposismo" intraprofesional que nos debería dar mucho que pensar: la profesión médica cede la selección de profesionales a un tipo test y asume conscientemente que sus responsables aplican criterios de favoritismos antes que criterios de excelencia.

    • Troncalidad: lo más llamativo que me llevé de rotar en Australia fue la carencia de competencias transversales y "blandas" (soft skills) en nuestra formación. Si bien esto debería ser principalmente responsabilidad del pregrado, tiene que empapar todos los niveles formativos. Como recordatorio aquí dejo el esquema de los distintos roles designados por el Royal College of Physicians of Canada (canMEDS) que aplican a toda la formación médica (pregraduada, posgraduada y FMC). La Troncalidad busca en parte solucionar esto, pero para ello (y para justificar años de formación, pasarelas y evaluación) no hubiese estado mal, que antes de ponerse a discutir sobre el resultado (programas formativos) hablasen sobre los objetivos (competencias a adquirir), como bien señala el CEEM. 

    • Futuro de la Educación Médica: estas son las líneas que Ronald Harden en el libro "A practical guide for a medical teacher" señala como futuro de la Educación Médica. Que cada uno piense como la aplicaría a la Educación Médica y a su formación ;)
    1. Educación (y gestión añado yo, por estar íntimamente ligadas en la FSE) basada en la evidencia
    2. Educación basada en objetivos (un paso más allá de las competencias)
    3. Profesionalización de la docencia: mayor reconocimiento y tiempo dedicado por los profesionales
    4. Integración de las NNTT (integración, que no suplantación)
    5. Cambio radical en la idea que tenemos de evaluación: integral, integrada y formativa más allá de puramente acreditativa




    No hay comentarios:

    Publicar un comentario