miércoles, 21 de noviembre de 2012

Numerus clausus e indignación

Hace cuatro años empecé la carrera. A mitad de primer curso saltaba la siguiente noticia: una supuesta falta de médicos hacía necesario un aumento del numerus clausus y del número de Facultades de Medicina en España. Después de cuatro años, se ha incrementeado el número de estudiantes que ingresan en la carrera de 4500 a más de 7000, por encima de las condiciones pactadas entre la Conferencia Nacional de Decanos y el Ministerio de Educación. Hemos pasado de tener 28 a 40 Facultades, con Madrid a la cabeza como ciudad del mundo con más Facultades de Medicina y con muchas Comunidades Autónomas todavía empeñadas en seguir en esta "carrera".

Dede el principio los estudiantes de Medicina salimos a la calle, protestamos, exigimos estudios que justificasen esta supuesta necesidad. En los últimos años, a través del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), seguí protestando contra esta situación, presentando argumentos, estudios y sobre todo, la situación REAL de saturación en aulas y hospitales que los estudiantes de Medicina vivimos día a día. Y ¿cuáles van a ser las repercusiones de todo esto para mí?

La semana pasada salía la noticia del número de admitidos para el próximo MIR: 12.000 candidatos para 7.000 plazas. Lo que no sabe la gente es cuánto van a aumentar estos números en los próximos años. Esta promoción sólo contó con 4.500 ingresos ¿qué pasará cuando lleguen las de los 7.000? ¿y cuando la recirculación aumente por falta de plazas MIR o por el creciente paro médico? En resumen parece que toca un panorama "poco alentador".

Habrá quien piense que en cualquier caso toda esta discusión es una chorrada para la población general, que es incluso mejor formar más médicos para garantizar el "mantenimiento" del sistema. Quizás no sepan que formar a un estudiante de Medicina cuesta alrededor de 30.000 €. Quizás nunca haya vivido la situación de tener a un adjunto, dos residentes y tres estudiantes con sus seis fonendos auscultándole, o explorando su dolor abdominal una y otra (y otra y otra y otra y otra) vez. Quizás no sea consciente de que este aumento de estudiantes se ha hecho a coste cero, reduciendo los recursos dedicados a cada estudiante, la calidad de la formación y por lo tanto la futura asistencia que recibiran sus pacientes.
Sí, incluso siendo estudiante de Medicina desde el primer día, tienes motivos para indignarte. Te dirán que la profesión médica es la mejor valorada del país pero que aún así, tendremos uno de los peores salarios de Europa. Oirás que la administración quiere contar contigo, pero su criterio sigue siendo el que cuente. Te exigirán que estudies y apliques la última evidencia existente a tus pacientes en el día a día, pero a la hora de las grandes medidas te aplicarán recortes y políticas sin ninguna justificación, con criterios económicos primando sobre la calidad.

Precisamente por todo esto creo que merece la pena seguir luchando. Porque si nadie se forma, estudia y se prepara para ser un médico "distinto" seguirán jugando  con la sanidad y la salud de todos. También la tuya. Por mucho que se empeñen en crear pancartas o hastags absurdos, o en desgastar palabras como "gratuito" o "universal", no pueden engañar eternamente a la gente que ve como poco a poco destrozan SU asitencia. Podrán atacar tus argumentos con gráficas y resultados (a saber de dónde), pero no los valores de un sistema absolutamente integrado en toda la población. Ser médico y ser estudiante de Medicina es un privilegio que la Sociedad te concede y al que hay que saber responder.

Y si todavía tienes duda de que estudiar Medicina merece la pena, échale un ojo a este post ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario