domingo, 22 de julio de 2012

MIR (I): Introducción y tópicos

-INTRODUCCIÓN

A menos de un año de graduarme no sé que hacer con mi vida/carrera. Para la mayoría de estudiantes de Medicina, la salida inmediata es obvia: entrar a formar parte del sistema de formación especializada del Sistema Nacional de Salud (SNS) como médicos internos residentes (MIR). De hecho, la mayoría de compañeros de mi promoción ya están apuntadas a alguna de las famosas "academias",  para prepararse para el examen y yo no sé por dónde empezar a plantearme mi futuro profesional (más con la que está cayendo en alguna de las especialidad que me podría plantear)

Durante mucho tiempo he sido muy crítico con el MIR, por muchas razones. Pero hacerlo cuando es una posibilidad lejana, es muy fácil, sobre todo cuándo lo que te venden "de fuera" es bastante mejor. Ahora que ya estoy en mi último curso, las cosas pintan distinto y tomar una decisión no es fácil. Unido a la posibilidad de conocer otro sistema formativo dentro del mundo anglosajón, en un país muy avanzado en materia de Educación Médica, como es Australia (en cualquier caso más avanzado de lo que es España), una de las tontas ideas que se me han pasado por la cabeza es empezar una serie de blogs sobre el MIR, intentado analizar todos los aspectos posibles.

Antes de ponerme a dar mi opinión me gustaría dejar claras algunas cosas:

  • Estas entradas sobre el MIR son puramente mis opiniones, no busco más que dejarlo escrito en algún lado para ver que contra-opina la gente. 
  • Soy estudiante de Medicina, todavía no conozco el MIR desde dentro. Todo lo que ponga por aquí deriva de lo que pienso del sistema sin participar en él o de lo que he leído/ me han contado y por lo tanto mi opinión será fácilmente criticable. 
  • No pretendo tener la verdad absoluta (aunque a veces se me pueda ir el tono). Soy consciente de que por muchas vueltas que le dé, es una opinión más y con muchas limitaciones.
  • Si alguien piensa que algo de lo que he puesto es erróneo o matizable que comente.

-SISTEMA MIR

Para aquellos que no lo conozcan la formación especializada en España funciona de la siguiente manera: 



  1. Una vez has acabado la carrera (normalmente en Junio), antes de acceder al sistema MIR, tienes que realizar la prueba MIR (examen tipo test de unas 250 preguntas).
  2. La prueba tiene lugar en Febrero del año siguiente al que te gradúas, por lo que generalmente estás unos siete meses preparándote específicamente. Es puramente ORDENATIVA. Con el resultado de la prueba y tu expediente obtienes un número de orden.
  3. Unos meses más tarde (Abril) en orden creciente pasas a elegir plaza, ingresando generalmente Mayo.
  4. Después, dependiendo de la especialidad elegida, pasas a formarte asociado a un servicio de un Hospital Universitario/Unidad Docente Sanitaria durante cuatro/cinco años.
  5. Obtienes tu título de especialista.


-TÓPICOS

A lo largo de la carrera, y habiendo trabajado durante tres años y medio en el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) con representantes de médicos de todos los ámbitos, especialidades, etc. hay algunos tópicos que se repiten mucho (a pesar de que algunos pueden llegar a contradecirse). Algunos de ellos son:



  1. El MIR es uno de los mejores sistemas de formación especializada del mundo y es envidiado por otros países.
  2. Eso ya lo aprenderás cuando ESTUDIES el MIR. En referencia a un conocimiento teórico que no te han enseñado/no has aprendido en la carrera y que supuestamente adquirirás en los meses de preparación para el examen.
  3. Eso ya lo aprenderás cuando SEAS MIR. En referencia generalmente a una competencia que aprenderás cuando seas médico en formación (normalmente una habilidad clínica). 
  4. El MIR no puede cubrir los vacíos formativos del Grado. En contraposición a las dos anteriores.
  5. No tenemos que cambiar un sistema que funciona. Generalmente referida a los cambios que se quieren introducir al sistema como la famosa "Troncalidad". 
  6. La función del médico residente es fundamentalmente formativa. 
  7. Los MIR asumen una parte fundamental de la carga asistencial, SOBRE TODO EN LA PUERTA (DE URGENCIAS).
  8. El examen MIR se basa en los principios de mérito, capacidad y equidad. Definición que generalmente aparece en convocatorias y textos legislativos.
  9. Es injusto que con el examen MIR te lo juegues todo a una carta. Hasta hace unos años el peso del examen era de un 75% y un 25% del expediente. Ahora está en un 90/10.
  10. Existe una gran diferencia en como evalúan las Facultades que hace que el peso del expediente sea injusto. Especialmente interesante si, como yo, vienes de una de las Facultades a la que supuestamente afecta más esta supuesta subjetividad.

*Como idea, dadle una vuelta para ver cuales se os ocurren que pueden decir los MIR, especialistas, políticos,  estudiantes, etc.

Esto son algunos de los que se me han ocurrido a base de oírlas durante estos años...seguro que hay que más, seguro que alguien piensa que alguna sobra, pero me parece importante de cara a situarnos porque uno de los principales problemas del sistema, es que hay una gran carencia de datos de evaluación del propio sistema. 

En el siguiente tocará hablar del sistema de acceso al MIR. Hasta entonces algunas preguntas que dejo abiertas: ¿Cómo se debe imbricar la transición de grado con formación especializada? ¿Quién tiene la responsabilidad de evaluar quién es un buen médico? ¿Se puede introducir en algún momento la evaluación subjetiva en la formación de los médicos? ¿Tiene sentido? En resumen: 

¿Qué garantías tiene la prueba MIR de cara a garantizar a la Sociedad y a los propios candidatos que va a servir como primer paso para los mejores especialistas?



lunes, 16 de julio de 2012

Australia (II): primeras semanas de rotación

Lo mejor de salir de tu ambiente habitual, es que te permite ver lo bueno y lo malo que tienes en casa. Estas dos primeras semana de rotación han sido muy intensa. Adaptarse a un nuevo sistema siempre lo es, sobre todo cuándo lo haces solo, con un idioma (y un acento) que no son los tuyos. Llevar toda la vida acostumbrado a los mismos formatos, mismas abrevaciones, etc. da vicios.




Tengo dos meses (ya mes y medio) por delante de rotación en Cardiología en el Royal Prince Alfred Hospital (RPA), asociado a la dónde tiene sede la Central Clinical School de la University of Sydney. Supongo que en algún momento (si saco tiempo) me pondré a contar algo más detalladamente alguna de las cosas, pero lo que más me ha llamado la atención:

  • Jerarquía médica: partiendo de la base de un sistema de formación mucho más abierto, en el que el residente empieza eligiendo servicios en los que trabajar durante su "internship" en sus primeros años (uno como mínimo), siguen dos años de residencia, para después entrar propiamente en el programa de formación de la especialidad, y una vez terminan el programa se convierten en especialistas. Esto se traduce en tres tipos de médicos en la planta del hospital: "young doctors"=internos+residentes; "registrars"=médicos especialistas en formación y "consultants"=especialistas.
  • Trabajo en la planta: siguiendo el sistema anterior, los servicios se dividen en equipos. Cada uno cuenta normalmente con varios consultants, un registrar y dos young doctors (en mi caso sólo residentes, no hay internos). Mientras que el registrar y los residentes se encargan de todos los pacientes de un equipo, cada consultant tiene un número limitado de pacientes (además de sus consultas y/o área de especialidad). De esta manera, se puede llegar a pasar planta varias veces al día. Ejemplo: 1. El residente hace un primer chequeo de los pacientes 2. El registrar con residentes hacen el pase de planta en el que se establecen las principales líneas de actuación 3. El consultant llega a la planta y pasa a ver a sus pacientes con registrar+residentes, revisando el trabajo del equipo.
  • Papel del médico en formación: aquí tareas como colocar una vía, realizar un gasometría arterial, etc. las realizan los residentes. Estas son cosas para las que en España ni nos forman (por si algún no-médico no lo sabe). Más allá de esto, no creo que se pueda decir que los residentes australianos tengan peor formación que los españoles en la parte de conocimiento. Es más, es precisamente en el manejo del día a día, donde creo que tengo/tenemos más carencias. Por no hablar de la exploración física, dónde en dos semanas he aprendido más que en muchos meses de rotación (con perdón a Medicina Interna y Familia), en un país dónde por cierto, la Patología General no existe (de hecho, un amigo, profesor de Universidad aquí me ha recordado que no hay libros de Patología General en inglés), probablemente porque la semiología y la fisiopatología están mucho más integradas.
  • Formación en el hospital: lo que más me ha llamado la atención es lo presente que se tiene la necesidad de continuar e integrar la formación en el servicio. A lo largo de la semana hay varios tipos de sesiones de formación, como sesión de revisión crítica de artículos de la especilidad, sesiones conjuntas con cirugía cardio-torácica, sesiones de formación específicas para los distintos niveles formativos y una sesión general del hospital los viernes. En general un nivel muy alto, pero sobre todo asequible y bastante práctico. Por cierto, antes de la sesión de los viernes hay una comida gratis para todo el hospital (incluidos estudiantes)...y antes de que nadie me eche nada en cara pharm-free (la presencia de visitadores en los hospitales está prohibida).
  • Financiación del sistema: muy complicado como para que lo entienda todavía...según tengo entendido, la mayoría de pacientes funcionan con un sistema de seguro mixto (público/privado), que principalmente va a financiar la atención primaria. Esto da lugar a algunas situaciones, muy, muy incómodas para los médicos, incluso en el hospital (que se financia al 100% de manera pública) del estilo "No hace falta que pague por un marcapasos mejor".
Supongo que a medida que vaya avanzando podré analizar mejor pros y contras, por eso tampoco me quiero a valorar más por ahora.

Muchas más cosas que contar, pero por hoy suficiente

domingo, 1 de julio de 2012

Australia: semana 1

Hace casi una semana llegué a Australia, con unas 20 horas de vuelo detrás y cinco meses de mi último año como estudiante de Medicina (con permiso de la UAM)  de intercambio por delante. Por suerte no venía a la "nada" y tenía a un amigo de la Universidad (que ahora es profesor universitario, las vueltas que da la vida) esperando para recogerme y la casa de mi prima para poder dormir en Sydney.




Al principio situarse cuesta. Aunque sólo sea el hecho de que los coches conducen al revés y para cruzar la calle tienes que apretar un botón y andar lo suficientemente rápido para que no se ponga en rojo. O de que vienes del verano para encontrarte un invierno atípico, con ratos de lluvia, pero mucho sol. Los precios asustan: comida, transporte, salir...todo es mucho más caro. Pero la sensación de poder hacer las cosas cuándo y cómo "te da la gana" compensa: te sientes perdido, pero por lo menos TE pierdes tú.


La ciudad tiene aproximadamente el mismo número de habitantes que Madrid (4,6 millones) pero es mucho más extensa (Sydney tiene una extensión de 12.000 km, 20 veces más que Madrid), porque la mayoría de casas son de uno o dos pisos, con sus jardines, barbacoas, etc. Es en realidad, una ciudad de ciudades. Para localizarte no vale con decir Calle y Sydney, porque Sydney como tal sólo se considera el centro financiero de la ciudad (CBD) dónde entre otras cosas está la Casa de la Opera o el Puente del puerto (probablemente las fotos más conocidas de la ciudad). Pero además del CBD hay otros muchos barrios cada uno con lo suyo (a explicar en otra entrada), Bondi beach, Waverley en la parte este la zona de playas,  Durllinghurst o Surry Hills, más al centro y cerca del CBD, o Newtown o Leichhardt (barrio italiano, dónde estoy ahora) en la parte oeste "cercana".




Además de hacerte con la ciudad, tienes que hacerte con tu vida a nivel "básico": abrir una cuenta, conseguir un teléfono, papeles de la Universidad (muy pocos, lo gordo hecho en casa), conocer las líneas de transporte, etc. En general no es complicado y el horario de estos primeros días sin responsabilidades ha sido muy llevadero. Por cierto, el horario de la vida aquí es un cómodo término medio entre España e Inglaterra: levantarse muy pronto (6-7), cómida muy rápida entre las 12-13 y cena a eso de las 18-20, y así tienes luego tiempo de sobra para salir a tomar algo y dormir suficiente como para no parecer un zombi a primera hora de la mañana.

Y todo esto por suerte acompañado de amigos y familia. Hoy pimera visita "on my own" al hospital dónde voy a pasar estos primeros dos meses, pegado a la Universidad, con tarjeta de acceso hecha y paseo básico por el hospital (aunque la suerte tener al estudiante que preparó tu intercambio en la ciudad es que ya lo había hecho). Mañana primer día de rotación oficial.






Muchas más cosas que contar, pero por ahora, suficiente.